UX y Realidad Aumentada

Diseñar para la realidad aumentada

Entonces, ¿qué es realidad aumentada ¿y cómo se relaciona con la experiencia del usuario y la mejora de la misma?

Últimamente, el término realidad aumentada se utiliza a veces en contextos a los que no se aplica con exactitud. La realidad aumentada (RA) es una tecnología que permite la integración de la información digital (por ejemplo, gráficos, sonido, vídeo) en una vista en vivo del entorno físico del usuario en en tiempo real.

Para que sea una auténtica realidad aumentada, la tecnología debe interpretar y actuar sobre las entradas en su contexto y de forma coherente, sin necesidad de otras pistas o entradas significativas por parte del usuario, y no imponer restricciones a la libertad de elección o de movimiento del usuario dentro del entorno. Para ponerlo en términos y un ejemplo que todo el mundo entendería, Pokémon Go es un auténtico programa de realidad aumentada. Los sistemas de aparcamiento automático de algunos coches son otro.

Una de las características y aspectos más importantes de la RA es que no depende de órdenes o entradas del usuario, sino que responde a estímulos situacionales para iniciar o confirmar acciones. Aquí es donde reside su mayor valor en relación con la experiencia del usuario. Los usuarios no tienen que pasar por procesos complicados o innecesarios para activar el sistema; de hecho, a menudo no tienen que hacer nada en absoluto: sólo interactuar con el programa y responder a las indicaciones y acciones que ofrece.

Desde el punto de vista de la experiencia del usuario, esto ofrece varias ventajas:

  • El número de acciones o interacciones necesarias para producir un resultado se reduce considerablemente o incluso es nulo;
  • La RA puede reducir la carga cognitiva de los usuarios ya que pueden confiar en la tecnología para obtener información;
  • La repetición o la lentitud de la entrada se eliminan incrementando en gran medida la velocidad de la interacción;
  • Los usuarios no tienen que ir a buscar datos, ya que la aplicación debe ser capaz de utilizar datos en tiempo real de varias fuentes.

Por supuesto, para ofrecer estas ventajas a los usuarios, el programa de RA tiene que haber sido diseñado de forma intuitiva. Estos son algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de diseñar una aplicación que incorpore un elemento de RA:

  • La forma en que se utilizará la aplicación debe impulsar la interacción con la RA; por ejemplo, deberá proporcionar información relevante en el momento adecuado de la entrega;
  • Es necesario identificar la información pertinente y comprender e incorporar claramente su uso en el proceso;
  • Hay que tener en cuenta el tipo de instrumento al que probablemente se acceda con la aplicación; por ejemplo, el diseño de una pantalla compleja y con mucha información probablemente no funcione bien en un entorno móvil;
  • Las fuentes de información y de entrada probables deben ser investigadas y puestas a disposición del programa para optimizar los resultados y reducir la necesidad de comandos del usuario;
  • La aplicación debe ser fácil de cargar y utilizar y ser intuitiva (o incluso automática) en lugar de requerir una imprimación o una carga;
  • Las entradas o acciones por parte del usuario deben minimizarse y automatizarse en la medida de lo posible.

Este importante avance tiene un gran potencial e implicaciones para el desarrollo de servicios en línea. Si quiere saber más sobre esta tecnología y sus posibilidades, llámenos al +44(0)800 024624 o envíenos un correo electrónico a hello@ux247.com.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario