Asistentes lingüísticos y de IA

asistente ai

 Inteligencia artificial (IA) es el futuro de la interfaz en línea, nos guste o no, y no comprender y aceptar las posibilidades podría tener graves consecuencias para los propietarios y el personal de los sitios web. Algunos asistentes de IA, como Siri, Alexa y Cortana, existen desde hace unos años y son cada vez más sofisticados y útiles, mientras que los modelos más nuevos compiten por la atención y el protagonismo en el espacio siempre abarrotado y en expansión que es la web mundial.

Sin embargo, incluso con el mayor grado de complejidad y sofisticación de estos programas, todavía existen importantes limitaciones y desventajas para utilizar su inteligencia artificial de forma beneficiosa tanto para la empresa como para el cliente. Entonces, ¿cómo asegurarse de que su servicio compite y aporta valor añadido y utilidad al cliente? He aquí algunos consejos para asegurarse de no caer en las áreas problemáticas más frecuentes y comunes.

El lenguaje es uno de los mayores problemas de la inteligencia artificial y opera como un factor de restricción en varios niveles:

  • Si el asistente virtual (VA) no puede entender lo que el usuario le pide, no puede responder de forma adecuada o precisa;
  • Un asistente virtual tiene que ser capaz de interpretar el lenguaje natural, la jerga, los modismos -incluso las faltas de ortografía-, además de entender el contexto y la relevancia;
  • La AV debe ser capaz de situar a la persona con la que está interactuando en algún contexto - por lo que necesita estar conectada con información relativa a ese usuario que le dé alguna idea de lo que pueden significar o referirse las preguntas que se le dirigen;
  • También requiere datos del cliente para poder dar respuestas útiles a las consultas: no sirve de nada que la AV tenga que terminar la interacción y remitir al usuario a un operador humano a la primera consulta;
  • Tono - Esto puede parecer un adorno más que una necesidad, pero a la gente le gusta que le hablen en un tono que imite el habla humana y no sea demasiado superficial o impersonal. Una voz robótica que habla de forma distante y mecánica no atraerá al usuario de la forma deseada;
  • Las VAs también tienen que ser capaces de aprender de las interacciones y actualizarse y modificarse constantemente a medida que salen a la luz los datos sobre su rendimiento y las áreas problemáticas;
  • Una mejor comprensión de los usuarios hábitos, preferencias, patrones de comportamientoLas visitas de campo también pueden ayudar a determinar con precisión el papel que puede desempeñar una VA y dónde puede ser más beneficiosa.

Este aspecto tan importante de las futuras transacciones en línea requiere un manejo cuidadoso. Identificar y programar el tipo de lenguaje adecuado, los vínculos con la información y el comportamiento de los clientes y la reiteración, retroalimentación y modificación constantes son las claves del éxito. Si está interesado en desarrollar este tipo de servicio, ¿por qué no llámenos al +44(0)800 024624 o envíenos un correo electrónico a hello@ux247.com to tener una idea de las oportunidades y los retos que puede presentar.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario